REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA
EN SU NOMBRE

PODER JUDICIAL
Tribunal Quinto de Juicio del Estado Lara
Barquisimeto, 18 de Marzo 2013
Año 202º y 154º
SENTENCIA CONDENATORIA

ASUNTO KP01-P-2010-07313
Jueza: Abg. Beatriz Pérez Solares
Secretaria de Sala: Abg. Maira Carolina Brito Cárdenas
Alguacil: José Manuel Giménez
Fiscal 10° del Ministerio Público: Abg. José Elegno Mora
Defensa Pública: Abg. Rocío Valbuena, del acusado CARLOS RAMON NAVAS DAZA.
Defensa Pública: Abg. Zarelly Zambrano, del acusado ALBERTO JESUS GIL SILVA.

Acusados:
CARLOS RAMON NAVAS DAZA, Cédula de Identidad Nº 7449338, nacido el 18-12-1970, en Barquisimeto, de 41 años, de oficio Funcionario activo CICPC (Abogado), hijo de Ramón Navas (+) y Marisabel de Navas, domiciliado Avenida 2 sector 2 Nº 40 Urb. La Carucieña, frente a la carnicería y panadería AFIPAN teléfono: 0251-4418272 y 0414-5254181

Delito: ROBO AGRAVADO, previsto y sancionado en el artículo 458 del Código Penal.
Víctima: JOSE CUPERTINO MUJICA.

ALBERTO JESUS GIL SILVA, Cédula de Identidad Nº 7427458, nacido el 22-06-1967, en Barquisimeto, de 44 años, de oficio Docente, hijo de Carmen Elena Silva de Gil y Pascual de Jesús Gil Lozada, domiciliado en el Trompillo sector José Cruces, final calle las lomas Nº 1-167, a lado del liceo Fe y Alegría teléfono: 0251-5116170 y 0414-5304500.

Delito: CONCUSIÓN, tipificado en el artículo 60 de la Ley Contra la Corrupción.
Víctima: JOSE RUPERTINO MUJICA.



SENTENCIA CONDENATORIA
Este Tribunal Quinto de Primera Instancia en funciones de Juicio del Circuito Judicial Penal del Estado Lara, publica el texto integro de la sentencia proferida al culminar la audiencia oral y pública.

En el transcurso del debate, el representante de la Fiscalía Décimo del Ministerio Público, Abogado José Elegno Mora, acuso al ciudadano CARLOS RAMON NAVAS DAZA, ya identificado, de ser responsable de la comisión del delito de ROBO AGRAVADO, previsto y sancionado en el artículo 458 del Código Penal; y al ciudadano ALBERTO JESUS GIL SILVA, de ser responsable de la comisión del delito de CONCUSIÓN, tipificado en el artículo 60 de la Ley Contra la Corrupción.

La defensa, por su parte, concretamente, rechazo la acusación.

HECHOS Y CIRCUNSTANCIAS OBJETOS OBJETO DEL JUICIO:
Respecto al ciudadano: CARLOS RAMON NAVAS DAZA
En fecha 10 de febrero de 2004, siendo aproximadamente las 1030 de la mañana, el ciudadano JOSE CUPERTINO MUJICA, cédula de identidad 5248593, se encontraba en compañía del ciudadano ALI JOSE JIMENEZ, cédula de identidad 3565107, quien es su cuñado en la calle 34 con carrera 22 de la ciudad de Barquisimeto Estado Lara, lugar donde se encontraban vendiendo mercancía informal, cuando fueron abordados por cuatro sujetos dos de ellos de los cuales se desconoce su identidad pues no ha suido posible lograr su individualización, y los ciudadanos JUAN VICENTE GORI CASTELLANOS y CARLOS RAMON NAVAS DAZA, quienes se identificaron como funcionarios de la Policía Técnica Judicial, estos sacaron sus armas de reglamento y mostraron sus credenciales que las llevaban en su vestimentas, los colocaron contra el vehículo chevrolet, modelo nova, color naranja, año 1974, del ciudadano JOSE CUPERTINO MUJICA, los revisaron y luego los montaron en el vehículos en el cual llegaron, cuyas características son: vehículo de paseo, color azul oscuro, marca DAEWOO, modelo LANOS, y dos de ellos se llevaron su vehículo en el cual tenían la mercancía que estaban vendiendo, se los llevaron hacia la zona Industrial Nº I, allí les decían que les tenían que dar una fuerte suma de dinero, porque las empresas Levis y Bigot, demandaban a toda persona que vendieran la mercancía que ellos tenían en su poder, los llevaron luego hasta el estacionamiento del Centro Comercial Babilón (donde se encontraba la tienda Éxito, ahora, Bicentenario), una vez allí, les insisten que debían darles una fuerte cantidad de dinero para sacarlos del problema en que se encontraban, y en vista de su negativa, pues el ciudadano JOSE CUPERTINO MUJICA les manifestó que si estaban cometiendo un delito, pues que se los llevaran detenidos, ante lo cual los hoy imputados y los otros dos sujetos no identificados, salieron del estacionamiento antes indicado y los llevaron por las adyacencias de Babilón, donde procedieron a despojarlos de la mercancía que llevaban en su vehículo, consistente en: 1. seis (6) bultos de cigarrillo marca universal, para el momento su valor comercial aproximado era de: un millón ochocientos mil bolívares de antigua denominación; 2. diez (10) pantalones tipo blue jeans, marca Levis, para el momento su valor comercial aproximado era de trescientos mil bolívares (Bs. 300.000,00), según avalúo prudencial de fecha 11-11-2009, suscrito por el Experto JULIO JORGE ÁLVAREZ, así como la cantidad de un millón quinientos mil Bolívares antiguos (Bs. 1.500.000,00)), en efectivo, la cual pasaron al vehículo que estos conducían, en el cual se fueron dos de ellos, en tanto que los otros dos le pidieron a las víctimas que los llevaran hasta la sede del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, quedándose en la esquina del Conscripto. Por estos hechos, el ciudadano JOSE RUPERTINO MUJICA, formula denuncia por ante la Inspectoría Estadal Lara del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, donde se apertura la investigación disciplinaria Nº 35.967-04, de la cual se obtuvo copia certificadas, y en la cual se deja constancia en acta de fecha 19-02-2004, que los ciudadanos JOSE CUPERTINO MUJICA y ALÍ JOSÉ JIMÉNEZ, reconocieron en el álbum fotográfico de ese organismo a los funcionarios, resultando ser el Sub Inspector JUAN VICENTE GORI CASTELLANOS y el Inspector CARLOS RAMON NAVAS DAZA, como dos de los autores del hecho, así mismo se desprenden de dicha averiguación administrativa disciplinaria que según la relación de novedades diarias de ese órgano de policía de fecha 10-02-2004, los referidos funcionarios salieron en comisión mixta del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, a las 900 de la mañana, es decir, que ciertamente estaban juntos ese día en el perímetro de la ciudad tal como se dejo constancia en dicha novedad.

Respecto al ciudadano: ALBERTO JESUS GIL SILVA
En fecha 13-03-2004, en horas de la mañana, encontrándose este en la sede de la antigua División de Investigaciones Penales de la Policía del Estado Lara, ubicada en la carrera 15 con calle 35 de la ciudad de Barquisimeto Estado Lara, cuando se presenta a ese despacho, el ciudadano JOSE RUPERTINO MUJICA, identificado en autos, a preguntar sobre los motivos de la detención de su hermano JOSE CUPERTINO MUJICA, quien resultó detenido en fecha 12-03-2004, el referido funcionario en presencia también de los ciudadanos YANETH MUJICA y MARIA DILCIA MUJICA, identificadas, le informó que efectivamente el mismo se encontraba detenido en esa División de Investigaciones por la presunta comisión de uno de los delitos previstos en la Ley de Droga, textualmente le dijo “yo no sabía que tu hermano trabajaba con eso”, le responde: “con qué?”. El le dice: “con la droga”, el le dijo: “tu sabes que él no trabaja con eso”, a lo que este respondió: “si tu quieres que te solucione el problema bájate con un millón de bolívares”, “me dijo que no me preocupara que mi hermano iba a estar como consumidor”, bajándole unos gramos a la droga presuntamente incautada, le dice: “el andaba en ese operativo, pero que no sabía que era hermano suyo, lo que pasa es que la orden viene de arriba”, le dijo: “yo lo que tengo son ochocientos mil bolívares”, lo llamo retirado de otras personas, pasaron a su oficina en compañía de su sobrina MILENI JIMENEZ, y de su hija YANETH MUJICA, le entrego el dinero, este lo metió en una gaveta y de esta manera le permitió ver a su hermano. Efectivamente, el ciudadano JOSE CUPERTINO MUJICA, fue detenido por la presunta comisión del delito de ocultamiento de sustancias estupefacientes y psicotrópicas, por una comisión de funcionarios de la antigua División de Investigaciones Penales, dentro de la cual no se encontraba el imputado ALBERTO JESUS GIL SILVA, y efectivamente estuvo transitoriamente recluido en la sede de ese organismo policial hasta su traslado al Comando General de Policía, tal como se evidencia de las actas que integran el asunto KP01-S-2004-004562, en el cual resulto posteriormente absuelto.

Previo el cumplimiento de las formalidades de ley, impuesto los acusados ALBERTO JESUS GIL SILVA y CARLOS RAMON NAVAS DAZA, de los derechos constitucionales y procesales que le asisten, especialmente del contenido del ordinal 5º del artículo 49 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, así como de las medidas Alternativas a la Prosecución del Proceso y del Procedimiento especial de Admisión de los Hechos, manifestó su voluntad de no deseara declarar, por lo que se acogió el precepto constitucional.

Aperturado el Juicio a pruebas, se oyeron las testimoniales de:
Funcionario Jhonny Pereira López, en torno a la inspección técnica inserta al folio 224 de la pieza 01 expuso:
“eso fue una inspección técnica policial, yo me traslade al sitio donde pude observar que se encontraba una estructura diferente a lo que era el DIP, se me preguntaba que observara el sitio donde se estacionaban los vehículos de esa sede, donde solo se ve un estacionamiento corto, en la parte posterior de la sede se encuentra el comando policial, se hicieron fijaciones fotográficas del lugar, se observó una ventana pequeña que da salida hacia la calle, en una habitación pequeña como de 2 por 2, y diferentes oficinas que funcionaban como educación de la policía del estado Lara, ya no era la sede de la División de Investigaciones Penales” es todo. A preguntas del Ministerio Público: “hicimos un breve recorrido por la parte de abajo donde se presumía que estaban las celdas pero no logramos observar ninguna, le hicieron unos cambios allí porque ya no era la DIP sino la sede de educación del estado, incluso el personal era nuevo, el funcionario que me atendió no era funcionario de aquellos tiempos, cuando el llega ya eso estaba transformado en las oficinas de educación, era una habitación pequeña y uno de los funcionarios me dijo que la usaban para el descanso de ello, la ventana estaba como a 2 metros de alto del piso, era una ventana pequeña, no tomamos medida con metro sino que hicimos aproximaciones, no nos ubicamos en los puntos cardinales para eso, solo hicimos la observación de lo que estábamos viendo, es todo” A preguntas de la Fiscalia Nacional: “yo fui una sola vez a realizar esa inspección, en este estado el funcionario reconoce el contenido y firma del acta de inspección técnica que cursa al folio 213 de la pieza 01 y expone en relación a la misma” “en una de las inspecciones que nosotros hicimos fuimos atendidos por un funcionario el cual no tenia mucha información sobre lo que buscábamos, también fuimos atendidos por el Comisario, era como las 5 o 6 de la tarde, la otra inspección fue en la que hicimos las fijaciones fotográficas ahí fuimos atendidos por la Comisario que nos informó lo que se hacía ahora” es todo. A preguntas de la Defensa Dr Ruben Dorante: “no me señalaron cual era el cuarto que fungía para los detenidos porque los funcionarios no eran los mismos y fue transformada y lo único que vimos fue la habitación que usaban para descanso, la habitación fungía como dormitorio, no realicé inspección en algún sitio que me indicaran que era la celda de detenidos, simplemente en el área que me dijeron que era un dormitorio que era el único que tenia acceso a la calle, el único estacionamiento que pudimos observar es el que está en la calle 15 los carros quedan afuera del establecimiento, no adentro, no hay ningún portón, pedimos información sobre si había otro estacionamiento y dijeron que no, solo el de la patrulla motorizada el cual no tiene comunicación con el de la sede del DIP” A preguntas del Tribunal: “cuando fui al sitio ya estaba transformado” es todo..”
Testimonio que respecto a la inspección, es valorado conforme al artículo 186 del Código Orgánico Procesal Penal, con el que se comprueba el estado actual del inmueble ubicado en la carrera 15 con calle 35, de esta ciudad, donde, para la fecha de realización, funcionaba la División de Educación de Policía del Estado Lara y no la División de Investigaciones Penales.

Experto Eusimio Ramón Triana Piñero, en torno a la actuación inserta al folio 169 de la pieza 01, expuso:
“...en cuanto al acta que se me pone a vista, la misma se presento por el funcionario Martínez para pedir información de un vehículo que presuntamente era de un funcionario del CICPC; en ese tiempo se llevaba un libro de control, informé que el vehículo cuyas características preguntaban era de Juan Gori” es todo. A preguntas del Ministerio Público: “la información la pidió el Sgto Segundo Martínez, la impronta la hizo él, yo era adjunto al área de experticia de vehículos de la delegación del estado Lara, ese libro se llevaba para el control de los vehículos de los funcionarios para asentar características y si estaba original o no, es todo” La Defensa Dr Ruben Dorante solicita el derecho de palabra: “solicito se deje constancia que la experticia no está promovida en la acusación, ” es todo. El Ministerio Público solicita el derecho de palabra y expone: “el Ministerio Público hace la aclaratoria que la declaración del funcionario fue promovida a los efectos que informara sobre el libro de control de vehículos de los funcionarios, así se indica en la acusación y fue admitida asimismo corre inserta en el expediente disciplinario que fue admitido en el numeral 6 de la acusación, de modo que es lícita” es todo...”

Testimonio que conforme al artículo 208 del Código Orgánico Procesal, se aprecia en torno al hecho fijado durante la investigación, esto es, que de acuerdo al Libro de Improntas de Vehículos de Funcionarios, llevado ante el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas del Estado Lara, el vehículo marca DAEWOO, modelo LANOS, de color azul y con los últimos dígitos de las placas 83J, pertenecía al sub Inspector JUAN GORI.

Funcionario Julio Jorge Álvarez Oropeza, expuso:
“Inspección Técnica de Marzo del 2009 se detalla en el acta policial, la reseña fotográfica lo dice, lo mas interesante es que no se detallo calabozo, son oficinas y habitaciones que servían de oficinas, la sala de espera, el pasillo, el estacionamiento es la calle, la acera, no tiene otro estacionamiento sino ese; con respecto al otro no es un avalúo, es un acta policial donde el ciudadano José Cupertino Mujica aportó las características y el valor de una mercancía que la describió que eran 6 bultos de cigarrillo marca universal, eso supuestamente se lo detuvieron en el 2004 y esto fue en el 2009, el hizo una aproximación del precio de 1millon 800mil Bolívares, 10 pantalones levis, en 300mil Bs. y 500mil Bs. en efectivo la cantidad daba 3millones 600mil Bs., por el tiempo transcurrido la inflación se dice que esta en 7000 Bs., es una acta policial no un avalúo porque no estaba la mercancía” es todo. A preguntas del Ministerio Público: “espere un tiempo porque eso tiene su jefe, le mostramos el oficio de la fiscalía, llamamos al Coronel Campo, tal como lo decía el documento de la fiscalía, Inspección Técnica para ver el estado de las cosas, me informaron que hubo modificaciones pero no resaltantes, porque informaron que funcionaba el departamento de inteligencia, y ahora de educación, se chequeó y según ellos nunca ha habido celdas sino que siempre han sido oficinas administrativas, el estacionamiento que se usa es la vía pública, me manifestaron que ahí no detenían a nadie sino que están los calabozos de la 30; el avalúo real es el que esta presente la mercancía y el avalúo prudencial es el que se hace la comparación de precios, pasaron 5 años y yo no soy experto en economía, yo registré en el acta los valores y las marcas que indicó el ciudadano Cupertino Mujica, eran 6 bultos de cigarrillos marca universal, 10 pantalones marca leves, y 1500 Bs. en efectivo” es todo. A preguntas de la Defensa Pública: “yo ingrese y vi que funcionaban como oficinas; en relación al avalúo no tuve a la vista la mercancía” es todo. A preguntas de la Defensa Privada: “yo ingrese a la estructura en su totalidad, no recuerdo si hable con alguien que estuviera antes de las modificaciones, no había ningún tipo de celda ni calabozo, el estacionamiento estaba en el frente de la calle en la acera, no me indicaron donde colocaban vehículos retenidos porque lo mío era una Inspección Técnica, el acta policial la tomo en base a un avalúo, en este particular no se necesitaba ser experto porque la información la aportaba la persona, en eso se diferencia el acta policial del acta de avalúo” es todo. A preguntas del Tribunal: “para el momento tenía 19 años de servicio, soy experto policial, tengo el título de experto soy graduado en el Instituto donde se gradúan los detectives privados, mi experiencia de 9 años mas el título en investigación penal, por ser mercancía ilícita esos precios se desconocen, no vi facturas” es todo...”
Testimonio que respecto a la inspección es valorado conforme al artículo 186 del Código Orgánico Procesal Penal, con el que se comprueba el estado actual del inmueble ubicado en la carrera 15 con calle 35, de esta ciudad, donde, para la fecha de realización, funcionaba la División de Educación de Policía del Estado Lara.
Testimonio que respecto a la regulación prudencial, es valorado por provenir de un experto con 19 años de servicio para la fecha de realización, facultado para la elaboración de la referida experticia, conforme al artículo 224 del Código Orgánico Procesal Penal, y por ser obtenida conforme al artículo 227 ejusdem, expresando el experto la razón fundada de las informaciones conforme al artículo 228 ibídem, por lo cual es apreciado por el tribunal tanto el testimonio del Experto, como la Regulación Prudencial fechada 11-11-2009, suscrita por el funcionario policial deponente JULIO JORGE ÁLVAREZ OROPEZA, adscrito a la División de Investigaciones Penales del Comando Regional N 4, de la Guardia Nacional Bolivariana de Venezuela, con la cual queda demostrado la preexistencia de los objetos despojados a la víctima.

Víctima José Cupertino Mujica, expuso:
“aproximadamente a las 10:30 AM. No recuerdo la fecha exactamente 10 u 11 de febrero del 2004 estaba trabajando en la 44 con 22 con mi cuñado me desempeñaba como buhonero, se presentan 4 funcionarios del CICPC, entre ellos estaba creo el Inspector Carlos Navas aquí presente y otro de nombre Juan Vicente Castellano que lamentablemente perdió la vida, dos de ellos no los pudimos identificar todos armados y nos dicen, cédula pégate allá, le mostramos nuestras cédulas mi cuñado y yo y nos montan en un vehículo modelo bastante nuevo cuatro puertas azul, lo conducía el funcionario Juan Vicente Gori y al lado de él iba un supuesto funcionario, delgado blanco, nos montan en ese vehículo y mi vehículo, un nova modelo 74, donde yo tenía mi mercancía se lo lleva el funcionario Carlos Navas y se lo lleva otro supuesto funcionario pequeño blanco, empiezan las propuestas indebidas porque creo que no es lo ideal, tienes que buscarte 20 millones para que te salgas de este problema, nosotros andamos con supervisores de la Bigot para supervisarte la mercancía y para que te salgas del problema tienes que bajarte de la mula, en el CICPC de la zona Industrial, nos pasearon en el estacionamiento interno y nos seguían insistiendo de que teníamos que bajarnos de la mula, palabras textuales, bájate de la mula hablamos y todo se soluciona, mi cuñado y yo no aceptamos la propuestas, deciden salir del estacionamiento del CICPC y nos trasladamos hasta el estacionamiento del Centro Comercial Babilón, entramos, siguen insistiendo que tenemos que darle un dinero para salir del problema en vista de la insistencia le digo a uno de los funcionarios para que salgamos del problema yo soy el dueño de la mercancía y el señor es mi empleado si estoy cometiendo un delito mándame preso, ustedes son la autoridad, ellos se burlan y dicen este si tiene bolas prefiere ir preso y no cuadrar, el funcionario que va al lado del que va manejando dice déjame llamar al jefe se aleja del vehículo 4 o 5 metros y hace una llamada y a los 3 o 4 minutos se presenta el funcionario Carlos Navas, ocupa el puesto del otro funcionario al lado del chofer se sienta mirando para atrás y dice bueno vale que es lo que pasa yo no voy a cuadrar con delincuentes yo soy la PTJ y vamos a resolver esto aquí ustedes buscan que yo los cachetee me dan la mercancía y el dinero que cargan en el bolsillo se baja supuestamente para mi vehículo nos sacan del estacionamiento y nos llevan a un sitio bastante estratégico para ellos y ahí se estacionan los dos vehículos, sacan la mercancía de mi vehículo y la pasan al vehículo que ellos cargaban, uno de los funcionarios acá me dice que baje yo la mercancía le digo que no soy caletero de nadie que aparte de que me van a robar también tengo que bajarle la mercancía, Carlos Navas, me dice tu si eres alzao, bajan la mercancía de mi vehículo y la pasan para el vehículo que cargaban, una vez que abren la maletera en mi vehículo yo cargaba pantalones blue jeans, cuando el funcionario Carlos Navas los ve, dice, “apártenme los 34 que esa es mi talla”, cuando pasan la mercancía para el vehículo que cargaban no caben los 4 funcionarios apenas caben dos porque la meten en la maletera y en el asiento de atrás y Carlos Navas nos dice que le demos la cola a la Delegación de la Zona Industrial tuvimos que darle la cola después que comete el delito, una vez que llegamos al conscripto llega y me dice a mi directamente, si quiere me denuncias para que veas que te vas a podrir en Uribana, y me dio un golpe en la cabeza, con un arma en la cintura como vamos a hablar, se baja el y el otro funcionario y se van a la delegación del CICPC, él llevaba los 4 o 5 pantalones talla 34, por supuesto que los selecciono, mi cuñado y yo nos fuimos a nuestro trabajo a pasar un poco la cosa, duramos como medio día 3 o 4 horas, y nos vamos a la casa, el 19 de ese mismo mes nos trasladamos a la Fiscalía 10, e hicimos la denuncia, antes de ir a la fiscalía 2 o 3 días antes conversamos de manera informal en una oficina del Consejo Legislativo, nos dieron unas recomendaciones y luego nos trasladamos a la Fiscalía, salimos de la Fiscalía luego de hacer la denuncia y nos fuimos nuevamente al consejo legislativo, nos entrevistamos con el diputado Víctor Martínez y el telefónicamente se puso en contacto con el Comisario Jefe del CICPC Padrón y éste supuestamente le dijo por teléfono que nos podía atender al día siguiente en horas de la mañana, efectivamente nos fuimos al día siguiente al CICPC, casualmente el que abre la puerta de la oficina del Jefe del CICPC fue uno de los que había cometido el delito Juan Vicente Gori Castellanos, empezó el amedrentamiento por parte de este funcionario contra mi cuñado, y le dice yo como que te conozco a ti, y le dice si nosotros nos conocemos nos vimos por ahí, hace un gesto y se va, entramos y conversamos como 30 minutos con el comisario Padrón en ese lapso el manda a buscar a otro funcionario creo que de asuntos internos y se sienta a conversar y después este funcionario nos lleva a la oficina de asuntos internos, cuando vamos llegando a esta oficina, vemos que salía el funcionario Carlos Navas, mi cuñado y yo nos miramos la cara y con la vista nos dijimos este es otro de los que andaba en el hecho, no se me olvidaron las caras, entramos a asuntos internos declaramos, y después nos dan un álbum de los funcionarios activos y efectivamente pudimos identificar a dos, a Carlos Navas y a Juan Vicente Gori Castellanos, uno tenía número 81 y el otro 82, y para que no se nos olvidara la cara les pusimos apodos a Carlos Navas le pusimos José Luís Yépez porque es parecido a ese periodista y al otro le colocamos como apodo Pedro Pica Piedra porque tenia el cuello largo y se parecía. Fuimos como 2 o 3 veces con cierta regularidad a esta oficina, aquí nos atendió el inspector Segundo Martínez, que fue receptivo, el en una oportunidad se traslado a nuestro puesto de trabajo en horas de la tarde y nos dice que lo acompañemos al sitio donde la mercancía fue trasladada de un sitio a otro, fuimos con el pero no pudimos llegar, fuimos víctimas de un despojo de nuestras pertenencias ellos cometieron un delito, se le encomienda la tarea de seguridad y hacen todo lo contrario. Vamos ahora con el que fue inspector de la policía del Estado Lara, creo que fue destituido, nosotros seguimos trabajando normalmente de 8 AM a las 5 de la tarde, mi cuñado y yo, yo particularmente me hacia la idea de que todo había pasado, pero la cosa se extendió bastante fuerte, el día 12 de marzo como 20 días después mi cuñado me dice, no voy hoy a trabajar porque a tu hermana la van a operar, y hoy es día de fiesta y no habrá trabajo, me voy solo al trabajo y cuando llego uno de mis acompañantes me dice, mosca con el carro que esta parado allá desde ahora esta parado, y hay unos tipos ahí, yo no le di importancia pero detalle vi que en la parte de debajo de vehículo estaba mojado se supone que estaba mojado porque tenia tiempo allí producto del aire acondicionado, y uno siempre en esa zona esta pendiente porque es peligrosa, yo decido pasar cerca del vehículo y cuando voy pasando muy cerca del vehículo veo que uno de los tripulantes jala un periódico y se lo pone en la cara, tenía papel ahumado, pero pude detectar que habían unos señores ahí, duro como 15 minutos por allá y vuelvo al puesto de trabajo, y el vehículo ya no estaba, le pregunto a mis ayudantes y me dicen que el carro se fue, seguimos trabajando, ese era el día de la bandera, 12 de marzo, a las 12 exactamente del medio día les digo a los ayudantes que recojan que nos vamos, me monto en mi carro nova modelo 74, y me dirijo por la calle 34 buscando al norte cuando llego a la carrera 34 cruzo a la izquierda buscando al oeste y en la 35 cruzo nuevamente a la derecha buscando al sur, y me voy por la 35 derecho cuando llego a la carrera 21 con 35 me aguanto y miro por el espejo y veo el vehículo que estaba estacionado en la mañana cerca de mi puesto de trabajo, viene a alta velocidad me alcanza y me trancan, y el primero que se baja con el arma en la mano Alberto Gil, le digo cual es la persecución con un gesto de indiferencia, me dice, no se, me somete se bajan dos supuestos funcionarios mas que andaban de civil y se me van encima, yo quise forcejear pero con dos tipos armados entrenados, que puedo hacer yo, se me van encima me dan dos golpes por el estomago y me colocan la mano detrás, me llevan a su vehículo century o celebrity azul viejo, en condiciones no muy buenas, me meten en el asiento de atrás y uno de ellos se coloca en el volante empezó una discusión acalorada y el chofer dice que es lo que le pasa a ese tipo ponle los ganchos, me esposan, y me obligan a meter la cabeza entre las piernas y me golpean, mi vehículo lo conducía Alberto Gil porque yo deje la llave en mi vehículo, me llevan a la delegación de la División de Investigaciones Penales, me meten en un cuarto bastante grande, había una mesa, se meten los dos supuesto funcionarios, me mandan a desnudar me quedo en interiores, pongo mi ropa en el suelo, el cuarto tiene una puerta que da a la carrera 15, yo miro por una ventana, y veo al funcionario Alberto Gil, buscando en la guantera y debajo del asiento lo que me llamo la atención, duraron como 10 minutos o 15, y los funcionarios se van, al rato viene Alberto Gil, y me dice que paso y le digo que la pregunta te la hago yo aquí, que me diga porque si estaba solicitado por algo, el se voltea se sonríe y se fue, dure como una hora y después llegan otros funcionarios me ponen las esposas y me sacan me montan en un machito blanco sin placas y me llevan al ambulatorio del sur, allí la cosa fue extraña porque me dejan en el estacionamiento esposado no me bajan, se baja uno de los funcionarios entra al ambulatorio, yo quedo con otro funcionario y a los quince minutos regresa y dice ya estamos listos vámonos, ya traía certificación médica chimba, que consta que no fui maltratado, hecha por un médico que vino acá, esa certificación es nula no tiene sello húmedo del médico Cesar Jiménez, me llevan nuevamente a la División de Investigaciones Penales, (DIP), no me meten en el cuarto grande sino en un cuartito chiquito cerca de la recepción, a las 5 de la tarde, me altere un poco le di unos golpes a la puertas y patadas, claro metido allí y quería saber porque, llega un policía me pregunta que pasa y le digo quiero ir al baño me llevan al baño y de regreso están unos policías sentados y les digo que quería saber porque y me dice uno de ellos que estaba por droga, efectivamente ya yo tenía montada un acta policial por droga, me meten en el cuarto y como a las 10 me sacan esposado a la Comandancia de la Policía, por el delito de Droga, yo nunca vi esa droga y cuando fui a juicio dure 8 audiencias de juicio y se demostró que fue una siembra de droga, nunca aparecieron los testigos la certificación médica nula, uno de los policías actuantes Gregori Vega, nunca se presento y tiene dos expedientes más por simulación de hecho punible, eso fue un viernes, al día siguiente en la mañana me trasladan al DIP, me meten en los cuartos y como a las 2 horas me llevan a la oficina donde estaba Alberto Gil, mis dos sobrinas y mi hermana, una de mis sobrinas me pregunta si me pegaron y el dice aquí no se le pega a nadie, mi sobrina se para a un lado y conversamos, ahí duramos 20 minutos, llega un policía y me lleva al supuesto calabozo que tenía, y por el pasillo mi hermano me “dice tuve que darle 800 Bs. al penco este Alberto”, y le digo “Beto para que le diste plata a ese tipo si fue quien me sembró”, y me dice que “voy a hacer ya se los di”, me llevan al cuarto, como a la hora me llevan al CICPC, a los procedimiento de huella, orina, allí dure como a las 7 u 8 de la noche y llega una patrulla y nos traslada nuevamente a la comandancia de la policía, y el 15 de marzo, fui presentado al Tribunal por el delito de droga, la Dra. Carmen Bolívar me dio una medida cautelar tuve 10 días preso. Una vez que salgo a la calle busque asesoramiento con personas víctimas de siembra de droga, hice la denuncia pública, nos organizamos un grupo y formamos el comité de víctima contra la impunidad para enfrentar estos hechos que se presentan. Dure un lapso de 6 meses denunciando a estos señores con nombre y apellido, y me informan que me revocan la medida, le digo a mi hermano que tiene que trabajar por mi en mi puesto de trabajo y estando trabajando en esa esquina, una vez le llega una comisión del GOT, y se lo llevan a golpes por la vía de Duaca lo meten por detrás del polígono de tiros, donde funcionaba una brigada y le dicen que tenía que conseguirse 4 millones de bolívares, porque a su hijo le iban a sembrar droga, mi hermano pago y denuncio a estos funcionarios que admitieron los hechos, tenemos 8 años en esto, yo batalle con un expediente por droga donde yo nunca he consumido droga, producto de esto me he convertido en un activista de los derechos humanos, hay que aportar algo para descontaminar estas cosas, yo estoy poniendo de mi parte espero que también aporten lo que les competen, les digo a los acusados que no estoy lleno de odio, de venganza, simplemente quiero que los delitos cometidos por funcionarios que se les ha encomendado la seguridad tienen que ser sancionados, a donde vamos a parar con unas instituciones contaminadas. Estoy en presencia del autor material de la siembra de droga y del autor intelectual, Es todo. A preguntas del Ministerio Público responde: estos funcionarios portaban arma de fuego, ellos cuando llegaron a la 34 con 22 que estaba con mi cuñado dos de ellos llevaban el arma en la mano, la mercancía era 6 bultos de cigarrillo de procedencia extranjera, aproximadamente dos docenas de pantalones, 2 o 3 sacos de fósforos, el bulto de cigarrillo costaba 300 bolívares, los pantalones costaban 5 mil bolívares de los viejos y no recuerdo los fósforos cuanto costaban, además de eso me quitaron el dinero en efectivo que yo cargaba un millón quinientos mil Bolívares (Bs 1.500,00) de los viejos, en total 4.500 bolívares, el vehículo donde fuimos trasladado era un vehículo nuevo cuatro puertas color azul, el funcionario Segundo Martínez nos saco por el estacionamiento y allí estaba estacionado el vehículo y según las investigaciones el propietario era Juan Vicente Gori Castellano, que era quien manejaba el vehículo al momento de los hechos. No recuerdo quien saco la mercancía, pero le digo que todos metieron mano y el primero que metió mano fue Carlos Navas, el mismo dijo “apártenme los 34 que esa es mi talla”, les di la cola hasta el conscripto, porque de allí a la delegación hay media cuadra y Carlos Navas me dice “que paso estas arrecho” y me metió un golpe, él llevaba unos pantalones debajo del brazo Carlos Navas. Los otros presuntos funcionarios eran el que iba al lado de Juan Vicente, era delgado, alto, blanco, cargaba una chaqueta, y el que andaba con Carlos Navas, era bastante joven como de 26 o 28 años, pequeño delgado blanco, de ahí nos fuimos a la delegación del CICPC, de la zona industrial y en el estacionamiento interno empezaron a hacer el ofrecimiento, yo nunca cedí, ingresamos al estacionamiento de Babilón, duramos como 20 minuto, me llevaban en el vehículo de Juan Vicente Góri y el alto, delgado, blanco, y mi vehículo lo llevaba Carlos Navas, y el otro; una vez que salimos de la 34 con 22, yo no vi mi vehículo hasta que llegamos al estacionamiento de Babilón. En relación a Alberto Gil, este se baja empuñando un arma y se bajan dos mas que me someten uno me dio un golpe por el estómago y el otro me agarra la mano, me meten en el carro, el chofer dice pónganle los ganchos porque empezamos a discutir. Alberto Gil venía con mi vehículo porque el se lo trajo desde la 35 con 21 a la delegación del DIP, yo iba en el asiento de atrás y mire para atrás y venía mi vehículo. Mi sobrina se llama Yanet Mujica y la otra Mileni Jiménez Ereu y mi hermano José Cupertino Mujica. Yo me entero que mi hermano le entrego el dinero una vez que salgo de la oficina cuando mi hermano se me acerca y me dice al penco este le entregue 800 mil bolívares, y me dijo que se los entrego a Alberto Gil. Mi hermano me dijo cuando salí del tribunal con la medida cautelar, que Alberto le dijo que le diera un millón de bolívares pa sacarte a ti del peo, le dije que le quitaron el dinero porque ya yo estaba a la orden del Ministerio Público. Cuando llegamos al conscripto, Carlos Navas, me dice que paso estas arrecho, me dio un golpe por la cabeza con la mano abierta y cuando baja del vehículo me dice si quieres me denuncias para que veas que te vas a podrir en Uribana. Es todo. A preguntas de la Defensa Pública en relación a Carlos Navas responde: los primeros hechos ocurren aproximadamente el 10 u 11 de febrero a las 10 am, la denuncia la coloco el 19 de febrero del 2004, espere tanto tiempo porque sabía que iba a denunciar a un funcionario busque orientación, fui al Consejo Legislativo, a la Comisión de Derechos Humanos y sabía a quien me iba a enfrentar hasta que decidí hacerlo. Los 4 funcionarios no sacaron el arma, no se si los cuatro estaban armados, dos de ellos cargaban chaqueta, ciertamente el que llevaba el arma en la mano era el blanco, pequeño, joven, y no recuerdo quien más cargaba arma. Los funcionarios cargaban un carnet que no lo leí, lo vi pero decir que lo leí atemorizado y sometido le cuesta leer un carnecito que carguen guindao, me golpeo Carlos Navas por la cabeza, no trajo consecuencias ese golpe, estuve en tratamiento psicológico pero de forma informal porque tengo una sobrina psicólogo y en el comité de víctima también me dan apoyo psicológico, la mercancía estaba en la maletera, porque para ese momento yo tenia en esa esquina como 8 años trabajando y ya tenia el punto y soy persona muy conocida en ese gremio buhoneril, toda estaba en la maletera porque era en horas de la mañana. Esta mercancía cigarrillo era de procedencia extranjera, los pantalones y los fósforos también y ellos decían que estaban investigando la venta de esa mercancía; habría que preguntarle a ellos que la mercancía sea extranjera. A veces llegaban operativos de guardias nacionales y la decomisaban, esta mercancía nunca tiene factura porque se les compra a los Guajiros. La delegación del CICPC no había obstáculos se le podía dar la vuelta, entramos por el estacionamiento de la mano derecha le dimos la vuelta y después volvimos a salir. Para ese momento había vehículos estacionados, había personas paradas en la acera, visitas y funcionarios. Íbamos con el vidrio arriba porque si lo bajan comienzo a gritar, yo iba en la parte de atrás del chofer y al lado venía mi cuñado. En el estacionamiento de Babilón no recuerdo si pidieron ticket de estacionamiento. En el acta disciplinaria del CICPC, aparece ahí que las cámaras como que las limpian en un determinado tiempo, yo no vi cámara pero eso aparece ahí, que las limpian en un mes o dos meses, yo no soy experto en estar pendiente si hay cámaras. No se cuanto tiempo duraron sacando la mercancía calculo como 15 minutos, eran 6 bultos de cigarrillos, de pantalones eran como 2 o 3 docenas, esos estaban sueltos, todos de diferentes tallas, el señor le dijo a sus compañeros aparentemente los 34 que esa es mi talla y el cuando se bajo en el conscripto, llevaba como 4 pantalones, como talla 34 los que el mando a apartar. Mi cuñado y yo fuimos a poner la denuncia solos, tuvimos una conversación con la asistente del Fiscal titular para ese entonces y luego decidimos hacer la denuncia formal. Cuando tocamos la puerta del comisario Padrón abrió la puerta Boris, le dijimos a Padrón que era ese. Cuando vamos a asuntos internos le hicimos saber a Padrón que el que salio era uno de los que andaba en el hecho y cuando nos muestran el álbum los volvemos a identificar. Según el acta disciplinaria los cuatros que andaban en el hecho formaban parte de la comisión de droga. A los que estaban presentes en la oficina de asuntos internos dijimos que ese era uno de los que estaban en el problema. Hasta el reconocimiento del álbum nos lleva el funcionario que estaba en la oficina de Padrón. El comisario Padrón no le dice al funcionario que yo le dije que había visto al otro funcionario, es decir que este ciudadano no sabía que yo había reconocido al funcionario. Padrón se callo eso, en ese momento solo le dijo que nos llevara a asuntos internos. En el álbum apenas reconocimos a Carlos Navas y a Boris Castellano. A Boris lo había visto hacia 20 minutos media hora y a Carlos apenas 10 minutos. Le dimos vueltas al álbum para reconocer a los otros dos funcionarios. Yo no se si estaban todos los funcionarios del CICPC, en ese álbum estaban muchas fotos, nos dijeron que era de los funcionarios activos. Una vez que salimos al estacionamiento caminamos un pasillo largo, y no vi a estos señores. No los reconocí, la cara no se me olvida, puede ser que al momento de ver la foto estaban con bigotes o estaban mas gordos, lo que si le garantizo que solo identificamos a dos, a mi me hubiese gustado identificar a los otros. Ese día nada mas mi cuñado y yo insistimos en identificar pero después no insistimos. Fuimos a buscar el sitio donde cambiaron la mercancía, en esa oficina tuvimos bastante contacto con Segundo Martínez, le dimos bastante vuelta a la Zona industrial pero no di con el sitio. En ese sitio el día de los hechos duramos como 10 o 15 minutos, ellos eran los que iban manejando. Yo me considero un hombre con muchos principios, lucho contra las drogas, contra todo lo malo, soy un activista de los derechos humanos, en ningún momento he tenido nada que ver con drogas, de hecho, las 8 audiencias que estuve presente el Ministerio público en representación de la Abg. Cristina Coronado, le pidió perdón a Cupertino, porque estaba segura de que fue un delito de simulación de hecho punible. Que casualidad que luego de poner la denuncia esta un vehículo, esta viendo los movimientos de Cupertino y al medio día lo detienen por droga, y el Jefe de la Comisión para ese momento era Alberto Gil y el no firma el acta ese día. Los funcionarios que me detienen por la presunta droga, eran los Funcionarios de la Fuerza Armada Policial del DIP y los funcionarios del primer caso son del CICPC. Yo fui objeto de persecución con mi familia, porque en muchas oportunidades vimos pasar por mi vivienda los machitos blancos y de hecho yo pedí una protección a la Fiscalía. Nosotros pasamos varios escritos a la comandancia para que identificaran estos vehículo porque eran si identificación, porque eran utilizados por funcionarios de la Policía del Estado Lara para cometer Delitos, el DIP los utilizaba mucho esa comisión era de la Policía del Estado Lara. Hace 30 o 35 años me visito la Guardia Nacional a un club que teníamos. El ciudadano aclara que cuando el funcionario se baja del carro, en un brazo tenia los pantalones, y con la otra mano, me dijo “si quieres me denuncias para que te pudras en uribana”. Yo en ningún momento pensé que la mercancía se iba a recuperar yo dure 8 o 9 días analizando con mi cuñado si denunciábamos o no. Sabía que nadie iba a devolver la mercancía porque prácticamente se estaría delatando. Cuando hice la denuncia no la hice para recuperar lo perdido sino para que las personas que cometieron el delito fueran sancionadas y así lo espero. Seguidamente la Defensa Privada pregunta a lo cual responde: en relación al hecho concreto de la negociación que habla hizo su hermano con mi representado Jesús Alberto Gil. Yo no vi cuando mi hermano le entrego el dinero a Alberto Gil, porque yo hable con mi hermano una vez cuando salgo de la oficina y me dice que fue lo que sucedió. Supo si su hermano le realizo transacción bancaria a Alberto Gil? Mi hermano nunca ha tenido cuenta bancaria lo poquito que tiene lo tiene guardado debajo del colchón o de una lata. Fui detenido como a las 12, fui trasladado al DIP. A las 10 de la noche me llevan en un vehículo particular esposado a la Comandancia de la Policía. Ahí dure hora y media y luego me trasladan al calabozo 5. el sábado en la mañana me llevan a la delegación del DIP donde su defendido era jefe de capturas y luego me trasladan al CICPC y me hacen los exámenes. A mi hermano y a mis sobrinas los vi en la oficina de su defendido aproximadamente a las 11 u 11:30 no se exactamente la hora no tenia reloj porque estaba preso. No recuerdo como estaba vestido Jesús Alberto Gil, pero una de las características de el era que siempre usaba los lentes y señala la cabeza, no recuerdo a que hora me trasladan al CICPC se que era en la tarde. En el momento que estaba en un calabozo me trae un policía a la oficina y cuando llego es que se inicia una pequeña conversación porque mi sobrina me dice si me pegaron, y su defendido dice “aquí no le pegamos a nadie”, yo converse fue con mi familia. A Alberto Gil lo conozco desde hace tiempo, yo dure como 8 años trabajando en esa esquina y el duro un tiempo largo en la brigada motorizada, lo conocí cuando era distinguido, le veía la cara 8 o 10 veces al día, cuando pasaba en su moto, de hecho una vez se puso a la orden y conversábamos en una oportunidad me presento a su esposa, había un buen trato me causo sorpresa el día que me interceptaron el primero que se baja con el arma era el. Es todo.”

De este testimonio se evidencia que laboraba con su cuñado de buhonero, en la 34 con 22, llegaron cuatro funcionarios entre ellos CARLOS NAVAS y JUAN VICENTE GORI CASTELLANO (fallecido), armados, les piden cédula y los montan a un vehículo nuevo, azul, cuarto puertas que conducía GORI, y su vehículo Nova modelo 74, en el que tenía su mercancía, se lo lleva CARLOS NAVAS, y le hicieron propuestas indebidas, al expresarle que tenía que buscar veinte millones para salir del problema con los supervisores de mercancía de la Bigot, les llevaron al estacionamiento del CICPC, luego al del Centro Comercial Babilon, les propuso que como era el dueño de la mercancía si estaba cometiendo un delito se lo llevara detenido, les inquieren por la mercancía y dinero, fueron traslados a un sitio estratégico, se apoderaron de la mercancía, referida a 6 bultos de cigarrillo de procedencia extranjera, aproximadamente dos docenas de pantalones, 2 o 3 sacos de fósforos, que estaba en la maletera de su vehículo y la pasaron al vehículo que ellos cargaban, y del dinero en efectivo que cargaba un millón quinientos mil Bolívares (Bs 1.500,00) de los viejos,donde CARLOS NAVAS, se quedo los pantalones talla 34, y de ahí tuvieron que llevarlos la Delegación de la Zona Industrial. Fueron a denunciar posteriormente, siendo atendidos por el Comisario Jefe PADRON, y JUAN VICENTE GORI CASTELLANOS, fue quien les abrió la puerta, los llevaron a la oficina de asuntos internos, y vieron salir a CARLOS NAVAS, allí declararon, les mostraron un álbum de funcionarios activos, donde identificaron solo a dos funcionarios Carlos Navas, a quien apodaron “José Luís Yépez”; y a Juan Vicente Gori Castellanos, a quien apodaron “Pedro Pica Piedra” uno tenía número 81 y el otro 82; fueron víctimas de un despojo de sus pertenencias.
Respecto al otro hecho, se evidencia que resulto detenido como a las 12, fue trasladado, el sábado en la mañana a la División de Investigaciones Penales, donde ALBERTO GIL, era jefe de capturas y luego le trasladan al CICPC y le hacen los exámenes; vio a su hermano y a sus sobrinas en la oficina de ALBERTO GIL, aproximadamente a las 11 u 11:30, sin precisar exactamente ya que no tenía reloj porque estaba preso; que recuerda de Jesús Alberto Gil, que siempre usaba los lentes sobre la cabeza, que estando en el calabozo, lo llevo un policía a la oficina de Alberto Gil, iniciaron una pequeña conversación, porque su sobrina le pregunto si le pegaron, y ALBERTO GIL, dijo “aquí no le pegamos a nadie”.

Testigo Maria Dilcia Mujica de Jiménez, expuso:
“Yo no estaba presente en los hechos lo que se es porque me lo contó mi hermano, Es todo. A preguntas del Ministerio Público responde: mi hermano fue víctima de una siembra de droga José Cupertino me contó eso, mi hermano me contó que ese día agarraron a mí hermano José Cupertino y fue víctima de la siembra de droga, mi hermano fue víctima antes de la siembra fue víctima de un decomiso de una mercancía, mi hermano comenzó a poner la denuncia en la fiscalía. El estaba trabajando llegaron unos funcionarios y lo sometieron a el y a mi esposo que trabajaba con mi hermano, entonces se los llevaron, mi esposo se llama Ali José Jiménez, mi esposo me dijo que lo habían llevado al estacionamiento del supermercado Éxito, mi esposo me dijo que los que se los habían llevado eran funcionarios, y no recuerdo cuantos funcionarios se los llevaron, mi esposo me contó que decomisaron mercancía de ropa, fósforo, cigarros, además de la mercancía me dijo que le quitaron dinero en efectivo y el celular. Posterior a la siembra de droga no recuerdo si mi hermano tuvo problemas con funcionarios. Es todo. A preguntas de la Defensa Publica: los funcionarios se llevaron a mi esposo y hermano se los llevaron al estacionamiento del supermercado éxito, y allá los despojaron de una mercancía, es todo. Seguidamente la Defensa Privada pregunta a lo cual responde: cuando eso ocurrió yo estaba hospitalizada en el Luís Gómez López y ese mismo día me dieron de alta, me entere que ocurrieron estos hechos como al mediodía, como a las 7pm, me acerqué al CICPC San Juan, y allí no hice nada porque no sabia lo que estaba pasando esperando a mi hermano y esperando que me dijeron que pasaba, vi a mi hermano cuando lo trasladaron en vehículo particular, eso fue el mismo día que lo detuvieron, no se la hora que detuvieron a mi hermano porque estaba hospitalizada. Yo llegaba hasta la puerta de la estación policial. Es todo. La jueza pregunta y responde la testigo: Me dijeron que mi hermano había sido detenido, eso me lo dijo mi esposo Ali Jiménez, y después me dirigí en el CICPC San Juan y fuimos a la 30 también para averiguar lo que pasaba, yo vi cuando lo sacaba y lo regresaban, a nosotros nos dijeron que lo habían detenido por droga.”
Testimonio que conforme al artículo 208 del Código Orgánico Procesal, se aprecia en torno al hecho fijado durante la investigación, esto es, que conoció del hecho a través de su hermano José Cupertino Mujica, quien le refirió lo sucedido, respecto a que estaba trabajando llegaron unos funcionarios y lo sometieron conjuntamente con su esposo ALI JOSE JIMENEZ, que los llevaron al estacionamiento del supermercado Éxito, y les decomisaron mercancía de ropa, fósforo, cigarros, dinero en efectivo y el celular.

Testigo Milenis Maim Jiménez Mujica, expuso:
“Esa mañana me entero que a mi tío lo tiene en la carrera 15 con 35, entramos a una oficina porque nos iban dejar ver a mi tío nos metieron a una oficina y un funcionario nos dijo a mi y a mi tío que le diera el dinero, nos preguntan si queremos ver a mi tío, y le pregunte a mi tío que si lo habían golpeado y el funcionario Gil le dijo Cuper verdad que aquí no se maltrata a nadie, y mi tío bajo la cabeza y dijo que no, eso es lo que yo se. Es todo. A preguntas del Ministerio Público responde: El funcionario Gil le dijo a mi tío que le entregara el dinero, no le pregunte a mi tío para que era ese dinero solo se que mi tío Beto entrego el dinero al funcionario Gil y el lo guardo y dijo que si queríamos ver a mi tío Cupertino, no me señalo mi tío que cantidad de dinero había entregado, el dinero estaba sin papel, sin nada. Después que se le entrego el dinero nos pregunto que si queríamos ver a mi tío Cupertino. En ese momento no le dijimos lo de la entrega del dinero, luego salimos de la oficina llorando además de Alberto Gil, no había otro uncionario en la oficina. Arriba del escritorio estaba el nombre por eso supe el nombre. Y Si se encuentra en esta sala es el señor (señala al acusado Alberto Gil). Es todo.
Por no ser testigo admitida en la fase intermedia, carece de valor alguno su deposición, por lo que siendo ilegal se desecha esta testimonial. Así se establece.

Testigo Yaneth Yacqueline Mujica Artega, expuso:
“Bueno ese día andaba con mi papá y al día siguiente estaba toda la familia reunida, mi papá y mi prima y cuando entraron en la oficina le entregamos un dinero al señor y lo guardo en la gaveta del escritorio y mi tío se lo entrego, ellos entraron en la oficina, y me preguntaron, estaba un señor que estaba un señor afuera y lo metieron, hablaron con mi tío y se lo llevaron. A preguntas del Ministerio Público responde: Si recuerdo fue día sábado, en la comisaría de la 35, si estaba mi prima Milenis Jiménez y mi papa José Mujica, también andaba un hermano Freddy Rodríguez Mujica, sostuvieron entrevista con el señor Alberto Mujica, le manifestó que quería ver a su tío y ellos dijeron que si; bueno allí, ellos me piden el dinero y el se lo entrego en mi presencia, le entregaron 800 Bs., supuestamente para resolver el problema de mi tío, era una persona alta, si se encuentra presente en esta sala, ahí fue donde nos pregunto, y le dimos el dinero; si lo llamaron luego de que entregamos el dinero. Es todo. La Defensa Publica NO hace preguntas. Seguidamente la Defensa Privada pregunta a lo cual responde: yo venia de mi casa, caminando, eran como a las 10 de la mañana, no estoy segura, yo voy a la comisaría con mi papá y con mi tía, mi papá le entrego el dinero al señor, la plata estaba en el escritorio, como 5 minutos, nosotros siempre compramos mercancía y cargamos algo de dinero, fuimos para mi casa, no se hasta cuanto tiempo, no recuerda bien. Es todo. La jueza pregunta y responde la testigo: Bueno el día anterior porque nos informaron que se lo llevaron. Es todo.”
Testimonio que conforme al artículo 208 del Código Orgánico Procesal, se aprecia en torno al hecho fijado durante la investigación, esto es, que estando un día sábado en la Comisaría de la calle 35, su prima Milenis Jiménez, su papa José Mujica, y un hermano Freddy Rodríguez Mujica, se entrevistaron con el señor Alberto Mujica, para ver a su tío que estaba detenido, siendo ella quien entrego ochocientos mil Bolívares, que fue su tío quien se los entrego al señor ALBERTO MUJICA, supuestamente para resolver el problema de su tío y los guardo en una gaveta del escritorio, y luego de entregar el dinero su papá a ALBERTO GIL, hicieron venir a su tío y lo vieron.

Testigo Ali José Jiménez, expuso:
“Estamos trabajando con mi cuñado José Mujica en su puesto de trabajo ubicado en la calle 34 con la esquina de la carrera 22, fuimos sorprendidos por una comisión del cicpc que se acerca donde nosotros y nos pegan contra el carro de José Mujica con los brazos levantados y nos revisaron, los funcionarios llegaron fuertemente armados y nos dieron órdenes que nos fuéramos en la unidad donde ellos llegaron, de los cuatro funcionarios se dividieron en dos grupos, dos abordaron un carro relativamente nuevo de color azul dos puertas y nos sentaron en la parte de atrás del vehículo, el señor José Mujica lo sentaron detrás del chofer y a mi detrás del copiloto y la razón era que los acompañáramos ante el cicpc y los otros dos funcionarios tomaron el vehículo de José Mujica y se fueron, cuando arrancaron el vehículo donde llegaron los funcionarios el copiloto comenzó a hablar con el que presuntamente era el jefe por teléfono y desde el comienzo nos pidió lo que cargábamos en el bolsillo, tenía que darle la mercancía y todo lo que teníamos en el bolsillo que cuanto le íbamos a dar, y yo les decía que era el ayudante de Mujica y nos decían que se lo diremos o nos llevarían a la sede, en el trayecto de la calle 24 con la carrera 21 comenzaron a ruletearnos y cuando nos damos cuenta estamos dentro del estacionamiento del cicpc de la zona industrial y el copiloto nos decía que nos iban a presentar y como no le damos repuesta a los requerimientos de ellos que quería robarnos la mercancía, y no nos bajan sino que nos sacan y nos lleva a un centro comercial cercano a la institución, en el antiguo “éxito” y allí estaba el otro carro y de repente nos dicen están armado y se preocupa y luego el copiloto se baja y se sienta en el puesto del copiloto y se voltea, el que era jefe nos dice que “hay que darle unos coñazos” y “en esta verga mando yo” y “las condiciones las pongo soy yo”, nosotros nos quedamos tranquilos y luego nos sacan de allí en el mismo casa y nos comienzan a dar vueltas por unas calle solas que solo había monte, luego nos estacionamos y el carro de Mujica ya estaba allí, y nos bajan y ellos hablan y nos exigen que la mercancía se la montáramos en el carro de ellos, y entonces ellos comienzan a pasar la mercancía para su carro, la mercancía era cigarro, pantalones y fósforos, pero resulta que no le quedo espacio en vehículo y le quitaron las lochas a mi cuñado y se reparten como migrañas el dinero, ellos se bajan y nos dicen que los tenemos que llevar a la sede y de allí lo llevamos en la sede pero en la esquina de la 51, en el Conscripto, el que fungía de jefe y el otro, el que fungía de jefe cuando vio los pantalones se le ponen los ojos como dos paraparas y los escogen y se lo lleva para el carro, los otros dos funcionarios se fueron, con el otro caso y con la mercancía, el que fungía como jefe se baja y la expresión y nos dicen los invito a que me denuncien y “van a necesitar mucho billete para salir de uribana”, y se bajaron los funcionarios, nos retiramos todos nerviosos porque para la época, estaba de moda la quebrada del mamón donde aparecían muchos muertos y gracias a dios que no ocurrió nada y en ese momento en que nos detenían había muchas personas, nos quedamos robado, o nos quedamos callaos y por callarse nos pasan esas cosas mire la vergüenza que estoy pasando yo aquí poniéndome todo estos porque temo que este individuo cumpla su promesa, es por ello, que decidimos irnos a la fiscalía 10 y le planteamos la situación a la fiscal, nos dijo como número uno la gente tiene que tomar decisiones de denunciar para darle un paro a los funcionarios como los es el cicpc y número dos es que usted sabe que puede haber consecuencia y denunciamos el caso, tomamos esa decisión allí mismo, y el José Mujica puso la denuncia y yo fungí como testigos del hecho, luego consultamos con el diputado en aquel entonces Víctor Martínez y este diputado hablo con el director Padron y nos dijo que fuéramos para su oficina, cual sería nuestra sorpresa que cuando estamos esperando venia saliendo el chofer del carro de la oficina del cicpc, se fue y regreso de inmediato y me dijo nosotros como que nos conocemos y le dije si nos conocemos y mucho, luego pasamos a la oficina del director del cicpc, muy atento escuchando la exposición y nos pasan para la oficina de asuntos internos para tomar la decisión, y me devuelvo y les digo que me diera su palabra de que no tomarían represalias contra nosotros, el nos indica y nos promete que no nos va a pasar nada, salimos de la oficina del Director Padrón y cuando nos estamos acercando a la oficina de asuntos internos, el que fungía como jefe que se llevo los pantalones, estaba entrando y nos pasan a la oficina y comienzan a tomarle la denuncia a Mujica y ellos me dan un libro de todo el personal y cuando paso la primera hoja lo reconozco fácilmente por que se parece al esposo de Vilma, la comiquita de pedro pica piedra, tranquilo, cuando veo la foto le digo a los funcionarios que es este, pero es algo muy curioso y el que fungía como director de asuntos internos nos preguntas si tenia problemas con la policía, y yo le digo que no tengo ningún registró de nada soy padre de familia, y me pide la dirección exacta, por que usted sabe, pero cuando identifico al funcionario y le indico quien es, cometí el error de preguntar como se llama y me dijeron que no podía saberlo, y sigo buscando al otro que lo identifico fácil porque es el es que me quería golpear en el rostro y cuando lo identifico y le digo que es el violento, el que le quito la plata, este que esta aquí, pero no me fue posible encontrar a los otros, el que se parecía a Yépez, pero el otro que era pequeñito no lo pude identificar, pero de este dos si nos recordamos y el otro con el periodista José Luís Yépez, de promar, luego nos toman declaración y nos llevan protegidos, allí hasta el carro de mi cuñado, bueno y de allí comenzaron las av